Soy María Cristina Karlezi, tengo 6 hijos a los cuales me costó muchísimo criar. Por orden del médico, me fui a vivir con una de mis hijas, pues según él; no me convenía estar sola. Yo le cooperé en algo para comprar la casa y comenzamos a vivir juntas.

A comienzos de este año me caí y me quebré la cadera. Yo tenía mi dormitorio en el segundo piso, por lo que la escala se hacía un problema no menor. Hablé con mis hijos y les dije que quería irme a una residencia.

No hubo ningún problema con ellos, pero sí con el Toby, mi perrito Poodle Toy a quien adoro ya que no lo aceptaban en ningún lugar.

Mi nuera, que es un amor, se encargó de recorrer bastantes hasta que dio con Casactiva, donde la directora le comentó que no había problemas en recibir a mi perro.

Entonces mi nuera fue a buscarme para mostrarme la residencia. De primera me causó buena impresión el lugar. Lo encontré acogedor y me encantó mi dormitorio, que tenía además una terraza techada y pasto; solo faltaba enrejarlo para que no se me arrancara el perro.

Así fue como a la semana llegué.

Al principio me pusieron una cuidadora para que me guiara en el funcionamiento de la residencia, pero la verdad es que me acostumbré de inmediato.

Este es un lugar hogareño, las compañeras son amorosas y para qué decir las trabajadoras que se ocupan de nosotr@s; quienes nos tratan con cariño. Por otra parte, la comida es bastante buena; bien casera, variada y nos dan de todo lo que nos alimenta: lentejas, porotos, garbanzos, cazuela, ensaladas, pescado, etc.

Tenemos actividades todos los días; mañana y tarde, y son bien variadas, por lo que hay para todos los gustos. Hay talleres para activar la memoria, tango, canto, repostería, gimnasia, bingo, entre otros.

Además, te incitan a caminar, lo que es muy bueno para nuestra edad.

Yo recomiendo el hogar con bastante convencimiento, puesto que uno se siente libre, dueña de su tiempo, y además, así nuestr@s hij@s pueden dedicarse a sus hij@s sin preocupaciones, al fin y al cabo, yo he vivido mi vida como he querido.

María Cristina Karlezi .-

Diseñado por Dekaz